Género y Testosterona

Estudio sugiere que son las acciones las que explicarían las diferencias de testosterona en hombres y mujeres, proponiendo una lectura de género de esta diferencia biológica.

en


Usualmente, la testosterona ha sido asociada a la masculinidad, argumentándose que los mayores niveles de testosterona explican la prevalencia de comportamientos competitivos y dominantes de los hombres en comparación con las mujeres.  Pero, ¿qué pasaría si fueran las conductas las que aumentan los niveles de testosterona, y no al revés?

Un reciente artículo exploró esto mediante un experimento en que actores y actrices tenían que recrear una situación donde ejercieran poder: despedir a un empleado. Esta situación era actuada de una manera típicamente masculina, donde el empleado era despedido de manera fría y dominante; y otra donde era despedido de manera típicamente femenina, con dudas y cuidado. Tras la actuación medían los niveles de testosterona de los actores y actrices, encontrando que las actrices mostraban un aumento de sus niveles de testosterona proporcionalmente mayor en ambas situaciones de despido del empleado, mientras que los actores no aumentaron sus niveles de manera significativa.

Esto sugiere que son las prácticas de ejercicio del poder las que aumentan la testosterona, implicando que ejercer cotidianamente estas conductas condiciona el funcionamiento biológico de hombres y mujeres.

Lee aquí el artículo completo.

Fuente: Van Anders, S. M., Steiger, J., & Goldey, K. L. (2015). Effects of gendered behavior on testosterone in women and men. Proceedings of the National Academy of Sciences, 112(45), 201509591. http://doi.org/10.1073/pnas.1509591112